Siendo y haciendo discípulos para la gloria de Dios.


En este gráfico tratamos de resumir la manera de vivir de un cristiano verdadero. Creemos que, de manera individual y como iglesia debemos reflejar nuestra fe en por lo menos cuatro direcciones:

  1. Manteniendo una comunión viva y profunda con Cristo (Juan 15.5).
  2. Mostrando nuestro amor a Cristo mediante la obediencia a Él (Juan 14.15).
  3. Sirviendo a Cristo a través de actos de misericordia y amor a nuestro prójimo (Mateo 25.35-36).
  4. Anunciando a Cristo mediante la formación de nuevos discípulos (Mateo 28.19-20).

Reconocemos que la Palabra de Dios enseña mucho más acerca de lo que es y debe hacer una iglesia, pero este esquema nos sirve para mantener el rumbo.

¡Te invitamos a compartir este camino con nosotros!